LA DISPUTA DE IDEAS EN EL CHILE DE PIÑERA

Publicado en La Nación el 17 febrero de 2010.

Si la derecha ha triunfado electoralmente en enero es porque ya había triunfado ideológicamente hace varios años atrás. Recordemos que en 1999 Lavín estuvo a treinta mil votos de ganarle a Ricardo Lagos. Lo que significa que durante los años noventa el electorado chileno se hizo más conservador y neoliberal, sin darse cuenta de ello necesariamente. Este proceso ha marcado el rumbo de la última década y el país, escorado a la derecha, fue administrado por una coalición de centro izquierda que gobernó a una ciudadanía que la evaluaba bajo criterios y mentalidades de derecha.

Esta esquizofrenia política es la que ha naturalizado las decisiones que hoy asume sin espanto ni vergüenza Sebastián Piñera. La designación de un gabinete claramente empresarial parece ser aceptado por la población como la más normal de las decisiones políticas de un gobernante moderno. Los comentarios de la calle lo ratifican: “es que si gobiernan los ricos, no van a robar, porque ya tienen”, “es que si no son políticos van a ser más honestos”, “ es bueno que gobiernen los empresarios. Si en el fondo el país es una empresa también y ellos saben como administrarlas bien”, “nombrar técnicos es la tendencia, es lo que se hace en el siglo XXI” ¿Ha escuchado este tipo de argumentos? No importa lo simple que le parezcan ni lo fácilmente rebatibles que puedan ser. Lo importante es el sentido que logran tener estas frases en quienes las pronuncian.

Este proceso, que debería ser analizado más desde la psicología social que desde la política, es el reflejo de la hegemonía cultural que han logrado instalar en el inconciente de toda una nación. Se trata de una forma de convencimiento que ya opera por sí sola, sin necesidad de leer El Mercurio o de ver Megavisión. Ideología inocua, incolora e inodora que se inocula por los poros insospechados de las conversaciones cotidianas. El sutil pero contundente mensaje que se basa en el sentido común. (que no siempre es el mejor de los sentidos)

Antonio Gramci llamó a esto Hegemonía. Se trata de la capacidad de los poderosos para que los dominados acepten el ‘statu quo’ no por coerción, sino por el consentimiento. Para ello es necesario que existan un conjunto de ideas dominantes presentes en la sociedad, pero a las que la gente da un asentimiento casi natural. Cuando la ‘hegemonía’ es verdadera se la puede llegar a identificar con la ‘cultura popular’. Opera por medio de  intercambios, mediaciones, asimilaciones y resistencias hasta convertirse en la cultura dominante Esto significa que cuando la cultura popular se ve reflejada en los medios masivos ya han logrado un grado importante de consenso. Los medios no hacen más que participar en su construcción y sobre todo en su amplificación, por eso la gente escucha estos argumentos y los asimila de una forma autónoma y libre. No se trata simplemente de manipulación, sino que hay un liderazgo cultural, que logra el consenso de los grupos y de las clases subordinadas.

De esta forma la hegemonía conservadora, convertida en sabiduría popular, logra que don Pepe ola Señora Maríaexpresen todo su conformismo en frases como: “mejor es malo conocido que bueno por conocer”, “no hay mal que por bien no venga” “así es la vida” o “peor es mascar lauchas”. Cuando lo poderosos no logran mantener una sociedad disciplinada solamente por medio del soft power del consenso necesitan del hard power y la fuerza. El Chile de hoy esta tan saturado por un discurso neoliberal y mercantilizado que logra un consenso libre y cómplice de una población que no requiere de agentes dela DINApor las calles para aceptar y asentir. Por esto, la construcción de una contra-hegemonía política y cultural debería ser una tarea fundamental para la nueva oposición. Ello no se identifica necesariamente con la sola adquisición o administración de medios de comunicación. Se puede tener medios poderosos pero ineficaces.  Se trata de algo mucho más complejo. Pero lo que no se puede es pensar que se puede cuestionar y debatir la hegemonía conservadora sin una política de comunicaciones propia. La tan debatida frase “la mejor política comunicacional es no tener política comunicacional” hoy le pasa le cuenta a quienes la aceptaron, en un contexto en que el Estado no posee un rol como garante de una real libertad de expresión.

Se sostuvo que el mercado es un buen regulador de los contenidos de los medios, que se adaptarían a la demanda. Este concepto, este ingenuo e irresponsable, distrajo a los decidores públicos pensando en medios de comunicación inexistentes, provistos de inocentes y neutrales pautas, sólo influenciadas por una ciudadanía crítica y activa. Hoy ya es tarde para lamentarse y lo único que queda es no repetir los errores.

EL TRASFONDO DE LA REELECCIÓN DE INSULZA EN LA OEA

Publicado en Crónica Digital el 15 de febrero 2010

Cuando José Miguel Insulza fue electo como secretario general de la OEA en mayo de 2005 se destacó que era la primera vez que alguien accedía a ese cargo sin la venia de los Estados Unidos. Esta percepción debería relativizarse, puesto que Washington deseaba aparecer más alejado de ese organismo.

. La elección de un hombre como Insulza representaba una buena oportunidad para reformar a la OEA en sus aspectos políticos y administrativos  y a la vez demostrar que Estados Unidos no gobernaba a América Latina.

Luego de un tormentoso proceso de elección, que incluyó múltiples tensiones y vueltas cruzadas en la votación, Insulza asumió en 25 de mayo de 2005 como secretario general de la OEA con el compromiso de “fortalecer la relevancia de la Organización e incrementar su capacidad de acción”. Tras estas palabras se reflejaba la verdadera promesa que asumió Insulza ante los norteamericanos y que facilitó que el canciller mexicano Luís Ernesto Derbez finalmente retirara su candidatura. Recordemos que ese hecho aconteció en abril de 2005 en Santiago de Chile, en el marco de  la III Conferencia Ministerial de la “Comunidad de Democracias” , y tras una intervención directa de Condoleezza Rice. Derbez e Insulza, habían empatado a 17 votos, lo que condenaba a la OEA a una parálisis política sin visos de solución. La movida chilena consistió en ofrecer a Rice un compromiso fundamental para sus intereses: impulsar una modificación a la Carta Democrática firmada en Lima el 11 de septiembre del 2001. Esta reforma contemplaría tres aspectos:

1. Dotar al secretario general de la OEA de facultades para elaborar un “Informe anual sobre el estado de la democracia” en la región.  Se trataría de un reporte que se redactaría desde “diversas fuentes”, no sólo de la opinión de los gobiernos y buscaría “prevenir alteraciones al orden democrático”.

2. Se dotaría a la OEA de mecanismos para intervenir en un país frente a “amenazas a la democracia originadas en los propios gobiernos”. De acuerdo al análisis de los Estados Unidos la actual Carta Democrática establece sanciones cuando los ataques a la institucionalidad democrática provienen desde fuera de los gobiernos, como ocurre, con los golpes militares contra los poderes civiles. Sin embrago no lo hace en casos en que los  gobiernos mismos supriman la libertad de prensa, ataquen a los partidos opositores, no respeten la independencia de los demás poderes públicos o violen la Constitución que juraron respetar al asumir el poder. Hoy la OEA no puede intervenir en un país si el gobierno legítimo no le autoriza. Con esta reforma esta intervención sería posible.

3. En tercer lugar, una vez que la OEA haya documentado una vulneración interna al orden democrático por acción directa del propio gobierno se podría declarar que un gobernante legítimo en su origen ha devenido en ilegítimo en su ejercicio del poder. De acuerdo con esta sentencia la Asamblea general de la OEA estaría facultada para expulsarle o suspenderle de la organización, con el voto afirmativo de los dos tercios de los estados miembros.

Esta reforma no aparece desde la nada. Es un instrumento de ataque directo a los gobiernos progresistas y de izquierda a los que se ha acusado justamente de estos cargos:

– Limitar la libertad de prensa por establecer normas de responsabilidad social a los medios de comunicación corporativos, y en determinadas ocasiones aplicar sanciones a concesionarios de frecuencias televisivas que  han vulnerado sus compromisos.

– Atacar a los partidos opositores cuando han debido aplicar la ley ante intentos golpistas o sediciosos.

– Violar la independencia de los demás poderes públicos cuando han logrado superar deliberados intentos de obstruccionismo judicial y parlamentario a decisiones legítimas de sus administraciones.

– Y finalmente violar las constituciones por haber iniciado procesos constituyentes que han culminado en nuevas cartas fundamentales, mucho más democráticas y en la perspectiva de garantizar un Estado Social de Derecho en sus países.

La amenaza contenida en esta reforma no sólo recaería en los gobiernos del ALBA. En realidad es una intimidación a todos los países que traten de iniciar procesos de reforma constitucional o elaboración de nuevas constituciones, que se consideren amenazantes para de derecha del continente. Por ejemplo, el intento de reforma constitucional que encabezó Zelaya antes de ser derrocado podría haber sido objeto de sanciones bajo esta nueva formulación de la carta democrática de la OEA.

Se trata de un mecanismo que operaría desde el derecho internacional que buscaría fijar un modelo minimalista de democracia, bajo criterios exclusivamente representativos y que resguarde la hegemonía del derecho a propiedad por sobre los derechos sociales económicos y culturales de la ciudadanía.

Durante su gestión Insulza no ha contado con el apoyo político de los países de la región para cumplir esta promesa. Y la verdad es que tampoco ha hecho de este punto un elemento central en sus discursos. De allí la furia con que le ha atacado esta semana el Washington Post, medio que expresa la postura del partido republicano. El Post no ha ahorrado calificativos contra la gestión de Insulza, calificándola de disfuncional: “”Insulza ha servido descaradamente a los líderes de izquierda de la región, lo que con frecuencia significó ignorar la Carta Democrática” de la OEA” por lo cual llamó a los congresistas norteamericanos a congelar los pagos y subsidios a la OEA si la institución mantenía el rumbo que le había asignado Insulza.

La derecha tampoco le puede perdonar fácilmente que en San Pedro Sula, el 3 de junio de 2009 la entonces canciller de Honduras Patricia Rodas pudiera declarar a nombre de la asamblea de la OEA: “”Se resuelve que la resolución VI adoptada el 31 de enero de 1962  en la Octava Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones  Exteriores, mediante la cual se excluyó al Gobierno de Cuba de su  participación en el Sistema Interamericano, queda sin efecto en la  Organización de los Estados Americanos”

Para el Secretario General de la OEA tras estos ataques se ubican “los mismos que estaban detrás de la campaña fuerte que se realizó a favor de Roberto Micheletti en Honduras”. A su juicio, su gestión se habría ubicado a una justa distancia de los extremos políticos y que por ello ninguno de los polos logra aceptarle. La verdad es que la OEA no logró restaurar la democracia en Honduras luego del golpe de estado y ha corrido rauda a recibir al nuevo gobierno de Porfirio Lobo, por lo que tampoco será fácil para Insulza defender su gestión ante los gobiernos democráticos y  progresistas del continente.

 

Por su parte, el presidente electo Sebastián Piñera le ha expresado personalmente su apoyo luego de ciertas declaraciones ambiguas deslizadas en las últimas semanas: “Quiero informar que he tomado la decisión de que el futuro gobierno que asume nuestro país el 11 de marzo va apoyar con mucha decisión la reelección de José Miguel Insulza como secretario general de la OEA”. No se podía esperar otra cosa ya que una derrota de Insuza también sería una derrota de la diplomacia chilena. Sin a apoyo de su propio país la candidatura de Insulza caería lo que sería criticado a Piñera como un gesto de pequeñez política contra su oposición. Por este motivo el nuevo gobierno estaba obligado a apoyarle públicamente. Lo que no está claro es hasta que punto Piñera estará dispuesto a llegar en respaldo, ya que en 2005 Insulza necesitó que Ricardo Lagos saliera personalmente a buscar los votos que le faltaban.  Eso no ocurrirá en esta ocasión. Lo que resultará clave en el nivel de apoyo que brinde Piñera es el grado de compromiso que manifieste Insulza con la reforma a la carta democrática, ya que uno ese es uno de los pocos puntos referentes a Relaciones Exteriores que aparecen explícitos en el programa de Piñera.

 

Mientras tanto la administración Obama observa sin pronunciarse. Es probable que esperen al surgimiento de otras candidaturas para expresar su opinión. Las voces de la derecha más radical de continente ya han lanzado sus propias campañas para impulsar candidatos alternativas desde Centroamérica o el Caribe. El cubano-americano Luís Alberto Montaner, una de las voces más tradicionales de la ultraderecha de Miami se pregunta en una columna reciente: “¿Quién pudiera reemplazar a José Miguel Insulza al frente de la OEA? Tal vez es el momento de pensar en un excanciller o expresidente centroamericano, o en una figura prominente del Caribe, pero quien sea debe tener la entereza de responder a los principios consignados en los documentos fundacionales del organismo y en la Carta Democrática, aunque ello signifique el enfrentamiento con Chávez y con sus satélites”.

Está claro, el punto central que se disputará este año en la OEA radica en esta reforma. Si se llega a aprobar los Estados Unidos contarán con un nuevo tipo de arma, esta vez de carácter jurídico-político, para intervenir en la región. Esta es la pieza que les falta, ya que sabemos que las bases militares y navales están colocadas en perfecta ubicación.

 

Nota: (1) La llamada “Comunidad de democracias” es en la actualidad una de las coaliciones internacionales más cuestionadas por los criterios que utiliza a la hora de cursas las invitaciones a sus conferencias. Por ejemplo, desde la conferencia de Bamako en 2007, Venezuela ha sido excluida y Rusia rebajada a observadora, mientras Irak y Afganistán, a pesar de ser naciones ocupadas por Estados Unidos, han sido incorporadas con plenos derechos. La mayoría de los países de la Unión Europea cuestionan la falta de transparencia y los criterios excesivamente politizados de esta organización.

 

Un Gobierno unidimensional

Sebastián Piñera ha diseñado un gobierno de claro cuño empresarial. De ninguna manera se podría cuestionar la capacidad de un gerente o de un emprendedor destacado para llevar adelante tareas públicas. El problema se plantea cuando todo un equipo de gobierno es hegemonizado por ministros que llegan directamente desde sus oficinas gerenciales a La Moneda. Se trata, según el presidente electo, de un “equipo de excelencia”, lo que revela que para él las mentes más brillantes y competentes se encuentran en los directorios de las grandes corporaciones. Pero si en los gabinetes de la Concertación los cuoteos tenían un claro deslinde partidario, ahora se requiere de un mapa de los grupos económicos para poder entender los criterios de selección de los ministros.
Tal como ocurre en muchas áreas de la vida, cuando la diversidad es sustituida por la uniformidad se corre el riesgo de reducir la complejidad de la realidad a un par de variables bajo control. Pero sabemos que la política no funciona con las mismas leyes que la bolsa de valores. Cuando Herbert Marcuse lanzó en los años sesenta su diagnóstico de la sociedad occidental utilizó el concepto de unidimensionalidad para expresar la vacuidad sobre la que se sostenía la racionalidad tecnológica. Esta mentalidad atrapa en primer lugar a quienes reproducen las lógicas en las que se asienta su poder. De esta forma la razón tecnocrática se naturaliza de tal manera que impide a los tecnócratas percibir las aporías propias de sus decisiones. Se trata de una ceguera autoinducida que impide todo espacio a la crítica. Un gobierno unidimensional corre el riesgo de caer en lo que Carlos Matus llamaba “barbarismo tecnocrático”, que resulta de un desbalance tecnopolítico, lo que puede presagiar alta conflictividad social y poca capacidad de maniobra política para la nueva administración.
Para que exista democracia se requiere de algo más que votos y elecciones. Se requiere de la sensibilidad para poder incorporar visiones distintas en un sentido sustancial, y no de modo anecdótico, invitando a algún desconcertado a sumarse al carro de la victoria. Un gabinete de los mejores debería haber equilibrado mejor las dimensiones políticas, comunicativas, culturales y sociales propias de una acción colectiva como es el acto de gobernar. Por algo la democracia nació en la “politeia” ese espacio plural que los griegos reservaron para que convergieran la ciudad-Estado y los ciudadanos. Pero si de desprecia la política es difícil que ese diálogo se produzca. Y podemos imaginarnos lo que pasa cuando eso no ocurre.
– Álvaro Ramis es Presidente de la Asociación Chilena de Organismos No Gubernamentales ACCIÓN A.G.

– See more at: http://www.alainet.org/es/active/36100#sthash.Ytlda6sy.dpuf